Visita guiada a Segovia

Nuestra visita guiada consiste en un paseo por el casco antiguo de Segovia, para conocer su historia y sus principales monumentos (Acueducto, Alcázar, Catedral) y disfrutar de su atmósfera medieval.

Duración de la visita: 5 horas (medio día), 8 horas (día completo) desde que se sale hasta que se regresa a Madrid.

Más detalles

En 1985, la ciudad vieja de Segovia y su acueducto fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En nuestra visita guiada, recorreremos a pie el casco antiguo de Segovia, admirando sus casas con fachadas decoradas con esgrafiados, desde el Acueducto romano en la plaza del Azoguejo, pasando por la casa de los Picos, el monumento a Juan Bravo, la Casa del siglo XV, la iglesia de San Martín, la antigua Cárcel (hoy Biblioteca Pública), la antigua sinagoga (hoy Iglesia y convento del Corpus Christi), hasta la Plaza Mayor, con la Catedral, el ayuntamiento, el Teatro Juan Bravo y la iglesia de San Miguel, y desde ahí, por el antiguo barrio de las Canonjías, hasta el Alcázar. Al terminar la visita, regreso a Madrid.

Esta visita puede ser de 5 horas (desde que se sale hasta que se regresa a Madrid) o de 8 horas (desde que se sale hasta que se regresa a Madrid, con lo cual se puede comer en Segovia y se puede visitar algún monumento más que en la visita de 5 horas).

El transporte en bus y el precio de las entradas a los monumentos no están incluidos en el precio de la visita guiada, con lo cual los monumentos a visitar serán a elección del cliente.

En la visita de 5 horas, además de todo el recorrido a pie, se puede visitar 1 monumento por dentro (por ejemplo el Alcázar), en la de 8 horas se pueden visitar por dentro el Alcázar y la Catedral.

La visita de 8 horas llevará un suplemento de almuerzo del guía, en caso de que no esté incluido con el grupo.

 

Principales monumentos de Segovia:

El Acueducto de Segovia, localizado en la emblemática plaza del Azoguejo, es el símbolo distintivo de la ciudad; se desconoce la fecha de su construcción, que pudo llevarse a cabo a finales del siglo I o principios del siglo II, y se trata de la obra de ingeniería civil romana más importante de España. Fue realizado con unos 25.000 sillares de granito unidos sin ningún tipo de argamasa, tiene una longitud de 818 metros, consta de más de 170 arcos y su parte más alta mide 29 metros, medida que alcanza en el Azoguejo, su zona más visitada.

El Alcázar de Segovia, palacio real situado en lo alto de una roca entre los ríos Eresma y Clamores, aparece documentado por primera vez en 1122, aunque es posible que existiese en época anterior. Fue una de las residencias favoritas de los Reyes de Castilla, construido en la transición del románico al gótico, y en el que destaca la decoración mudéjar de sus amplios salones. El edificio se articula a través de dos patios y posee dos torres, la del Homenaje y la de Juan II. Fue residencia favorita de Alfonso X el Sabio y de Enrique IV, y de él partió Isabel la Católica para ser coronada reina de Castilla en la plaza mayor. Devastado por un incendio en 1862, fue posteriormente reconstruido. Alberga en la actualidad el archivo General Militar de Segovia y el museo del Real Colegio de Artillería, gestionado por el Patronato del Alcázar.

La Catedral de Santa María es la última catedral gótica que se construyó en España y se la conoce como “La Dama de las Catedrales”. Conserva el claustro de la anterior catedral, ubicada frente al alcázar y destruida durante la Guerra de las Comunidades en 1520. En sus obras trabajaron Juan y Rodrigo Gil de Hontañón, y otros maestros de la arquitectura española. Fue consagrada en 1768 y tiene unas dimensiones de 105 metros de largo, 50 de ancho y 33 de altura en la nave central; consta de 18 capillas y dispone de tres puertas de acceso: la del Perdón, la de San Frutos y la de San Geroteo, primer obispo de la diócesis.

Las Murallas de Segovia ya existían cuando Alfonso VI de Castilla arrebató la ciudad a los árabes, quien mandó ampliarla llegando a tener un perímetro de 3 kilómetros, ochenta torres, cinco puertas y varios portillos. Su construcción se realizó principalmente con sillares de granito, aunque también se reutilizaron lápidas de la necrópolis romana. La muralla recorre el casco antiguo, y en la actualidad conserva tres puertas: San Cebrián, de gran austeridad; Santiago, de aspecto mudéjar; y San Andrés, puerta de acceso a la judería; y los portillos del Consuelo, de San Juan, del Sol y de la Luna.

La ciudad conserva un importante conjunto de iglesias románicas tanto de piedra como de ladrillo, donde destacan San Esteban, San Millán, San Martín, la Santísima Trinidad, San Andrés, San Clemente, Santos Justo y Pastor, la Vera Cruz y San Salvador entre otras. También conserva diversos conventos y monasterios como el de San Antonio el Real, el del Parral o el de San Vicente el Real.

Facebook

Exposiciones del Museo del Prado

No se han añadido fuentes RSS