Información del Palacio de El Pardo

El Palacio Real de El Pardo es una de las residencias de la Familia Real Española. Su principal uso en la actualidad es el de alojar a los jefes de Estado extranjeros de visita oficial en España. Se encuentra en el Real Sitio de El Pardo (España), en el entorno del monte protegido del mismo nombre. Su gestión corresponde a Patrimonio Nacional, organismo estatal que administra los bienes al servicio de la Corona Española.

Se construyó en el siglo XVI, a partir de un edificio primitivo del siglo XV. Su aspecto actual corresponde a las reformas y ampliaciones emprendidas en el siglo XVIII, a instancias del rey Carlos III, en las que participó el arquitecto Francesco Sabatini.

Fachada lateral del palacio, que da acceso al Patio de los Austrias.

Además de por sus valores arquitectónicos, el palacio destaca por su decoración interior, representativa de diferentes épocas históricas. Destacan unos frescos, obra Gaspar Becerra, restos de la decoración pictórica que tuvo el palacio durante el reinado de Felipe II.

Asimismo, es especialmente relevante su colección de tapices, del siglo XVIII, en la que figuran cinco de las series más conocidas de Francisco de Goya.

Historia

Vista de la fachada principal del palacio en un grabado de 1885.
El palacio conserva el foso del castillo medieval sobre el que se levanta.

Los orígenes de este palacio se remontan al año 1405, cuando el rey Enrique III de Castilla ordenó la construcción de una Casa Real en el Monte de El Pardo, lugar que el monarca frecuentaba, dada su riqueza cinegética. Enrique IV, por su parte, edificó sobre la misma un pequeño castillo.

Posteriormente, el emperador Carlos I determinó la conversión de este castillo en palacio, a partir de un primer diseño de Luis de la Vega, autor también del palacio de Valsaín. Las obras comenzaron en 1547 y concluyeron en 1558, ya bajo el reinado de Felipe II, con el impulso del arquitecto Juan de Vergara.

El 13 de marzo de 1604 sobrevino un gran incendio que destruyó buena parte del palacio y la mayoría de las obras pictóricas allí depositadas, si bien se salvó la llamada Venus de El Pardo, de Tiziano (que se expone actualmente en el Museo del Louvre, de París). Se cuenta que cuando notificaron a Felipe III el siniestro, preguntó por dicho cuadro y terminó diciendo: «Si ese cuadro se salvó, lo demás no importa». El monarca decretó su reconstrucción con un presupuesto de 80.000 ducados, concediendo la dirección de la obra a Francisco de Mora, el mismo que había sucedido a Juan de Herrera en la ejecución del Monasterio de San Lorenzo del Escorial.

En 1772, Carlos III promovió obras de mejora y ampliación en el palacio, que encomendó a Francesco Sabatini, uno de los arquitectos del Palacio Real de Madrid.

Fue en este palacio donde murió Alfonso XII, en el año 1885. En 1898, su viuda, la reina regente María Cristina, ordenó convertir la habitación mortuoria en oratorio.

En el siglo XX, una vez acabada la Guerra Civil Española, el edificio fue objeto de una serie de obras para habilitarlo como residencia del Jefe del Estado, el General Francisco Franco. Durante este periodo (1939-1975) fue el centro de la mayoría de las grandes decisiones políticas españolas.

Tras la muerte de Franco, se emprendieron nuevas obras para su acondicionamiento como lugar de alojamiento de los jefes de estado y autoridades que visitan España. La celebración de actos oficiales y sociales, por parte de la Familia Real Española, es otro de sus usos actuales.

En el entorno del edificio, fue articulándose un pequeño núcleo urbano, que, con el tiempo, dio lugar al pueblo de El Pardo, integrado hoy día en el término municipal de Madrid, como uno de los ocho barrios del distrito Fuencarral-El Pardo.

Descripción

Exterior

Patio de los Austrias, de estilo renacentista. Actualmente se encuentra cubierto por una bóveda acristalada, que permite su uso para actos oficiales.
Retrato de Isabel la Católica, de Juan de Flandes, una de las obras pictóricas más importantes del Palacio Real de El Pardo.

El palacio hereda en su trazado la estructura general del primitivo castillo sobre el que se levanta. Es de planta cuadrangular y está rodeado por un foso. Presenta torreones en las esquinas y patio central, así como dos patios laterales (denominados de los Austrias y de los Borbones), en la línea de los viejos alcázares españoles.

En su parte externa, se distinguen un zócalo de granito, un muro de ladrillo y el tejado. Las puertas y ventanas aparecen enmarcadas con piedra labrada. Destaca la portada principal, alrededor de la cual se extienden unos jardines.

Al impulso de Felipe II se deben las cubiertas de pizarra, así como los emplomados, para cuyas obras se hicieron venir oficiales flamencos y plomeros ingleses. Fue uno de los primeros edificios de España con cubierta de pizarra.

Interior

El palacio albergaba importantes obras pictóricas, así como elementos decorativos de gran valor, que desaparecieron, en su mayor parte, en el incendio del siglo XVII. Pese a ello, de la época de Felipe II aún se conserva un techo pintado por Gaspar Becerra, con la historia de Perseo. Del tiempo de Felipe III, tras el incendio de 1604, se conservan algunas de las pinturas de los techos realizadas bajo la dirección de Bartolomé Carducho, quien llegó a proyectar e iniciar la serie de las Hazañas de Carlos V en la Galería del cuarto del Rey[1] y Juan Pantoja de la Cruz, hasta su muerte en 1608, ocupándose de ellas finalmente, con Pedro de Valencia como mentor intelectual, Francisco López, autor de los frescos de la Toma de Granada, en el techo del antiguo Salón de retratos, o sala de vestir, Patricio Cajés, a quien corresponden los de la Historia de José, en la Galería de la reina, y Jerónimo de Cabrera, Historia de Esther, en las bóvedas del Cuarto de la reina; se conserva, además, una Cacería con Aurora atribuida a Luis de Carvajal.

En el siglo XVIII, sus salas fueron dotadas de una relevante colección de tapices, elaborados en la Real Fábrica de Madrid, a partir de bocetos de Bayeu, Castillo y Goya, del que se guardan cinco series.

Los cuadros más destacados que se exhiben en el palacio son el Retrato de Isabel la Católica, de Juan de Flandes, y el Retrato de Don Juan José de Austria a caballo, de José de Ribera, además de obras de Antonio Moro, Hieronymus Bosch, Sánchez Coello, Lucas de Heere y Sofonisba Anguissola.

En el incendio de 1604, se quemaron importantes lienzos de la colección pictórica iniciada por Felipe II, no así la llamada Venus de El Pardo, de Tiziano, actualmente en el Museo del Louvre.

En lo que respecta al mobiliario, la mayor parte de las piezas corresponden a los siglos XVIII y XIX, estas últimas de estilo Imperio.

Arquitectónicamente, la escalinata diseñada por Francesco Sabatini y el Patio de los Borbones son los elementos más sobresalientes del interior del palacio.

Alrededores

Cristo yacente o Cristo de El Pardo, obra del siglo XVII de Gregorio Fernández, que se exhibe en el Convento de los Padres Capuchinos.

Alrededor del Palacio Real de El Pardo, se fue desarrollando un conjunto monumental, promovido por la monarquía española, en el que destacan los siguientes edificios:

  • Quinta del Duque del Arco. Esta finca alberga un palecete, una casa de labor y unos jardines con grupos escultóricos y fuentes de artificio. Fue donada en el año 1745 a los reyes Felipe V e Isabel de Farnesio. Dentro del palacete, destaca la decoración interior, con especial mención a sus murales de papel pintado, su mobiliario, sus pinturas y sus alfombras, que datan de la época de Fernando VII e Isabel II.

  • Casita del Príncipe. Fue concebida como un palacete de recreo de la Casa Real Española en el siglo XVIII. Su autor fue el arquitecto Juan de Villanueva, que comenzó las obras en el año 1784.

  • Convento de los Padres Capuchinos. Su construcción obedece al impulso del rey Felipe III, que lo mandó levantar en 1612, si bien la inauguración oficial tuvo lugar en 1650. En él se conservan notables obras pictóricas (caso de La Virgen de los Ángeles, de Francisco Ricci) y escultóricas (como el Cristo yacente, de Gregorio Fernández).

El Palacio Real de El Pardo se halla en un enclave de alto valor paisajístico y medioambiental. El Monte de El Pardo está considerado como uno de los bosques mediterráneos mejor conservados de Europa, tanto en lo que respecta a la flora como a la fauna. Se encuentra protegido a través de su inclusión en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares.

El Pardo con Franco

 
Salón de teatro del Palacio de El Pardo. Franco se hacía proyectar en él sesiones privadas de cine. Se hicieron famosas algunas de sus reacciones, como su permisividad ante la escandalosa Gilda -por haberle caído simpática la actriz protagonista, española-, el estimar inofensiva Ana y los lobos de Saura -porque "no se entendía nada"-, o su incomprensión ante el escándalo vaticano por Viridiana -porque consistía simplemente en "chistes de baturros"-.

Al finalizar la Guerra Civil española y tras una serie de remodelaciones, el general Franco instala su residencia en el dicho palacio, en el ala de los Borbones. Allí el general trabajaba, celebraba los consejos de ministros y las audiencias, y recibía a los jefes de Estados y autoridades. En general, la vida política giraba en torno a este palacio. También allí,en la Capilla del Pardo, se casó la hija del jefe del Estado y nacieron todos sus nietos.

Finalmente, el 30 de enero de 1976 , tras la muerte de Franco un cortejo de coches acompañado por una banda de música que toco el Himno Nacional de España trasladó definitivamente a la familia a su nueva residencia. Desde esta fecha ningún miembro de la familia Franco ha vuelto al Pardo, salvo para el funeral de Carmen Polo de Franco.

 

Facebook

Exposiciones del Museo del Prado

No se han añadido fuentes RSS