Historia y generalidades de Toledo Ampliar

Historia y generalidades de Toledo

Toledo es un municipio y ciudad de España, capital de la provincia homónima y de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. Además, el municipio es considerado individualmente como una comarca en la división realizada por la Diputación provincial, aunque desde un punto de vista estrictamente de geografía física la ciudad es puerta de la comarca natural de La Sagra, que tradicionalmente se ha considerado que comenzaba en la propia puerta de Bisagra.

Toledo es conocida como «La ciudad Imperial» por haber sido la sede principal de la corte de Carlos I y también como «la ciudad de las tres culturas», por haber estado poblada durante siglos por cristianos, judíos y musulmanes.

La ciudad está situada en la margen derecha del Tajo, en una colina de cien metros de altura sobre el río, el cual la ciñe por su base, formando un pronunciado meandro conocido como Torno del Tajo. Tiene una configuración dispersa con barrios muy separados del núcleo principal: el de Azucaica, en la orilla derecha del río y que tiene su origen en una antigua pedanía de la ciudad, dista unos 7 km del centro de la ciudad, mientras que el de Santa María de Benquerencia, situado prácticamente enfrente del anterior en la margen izquierda del Tajo, sitúa su centro a unos 8 km del de la ciudad.

La historia de la ciudad se remonta a la Edad del Bronce. Fue un importante centro carpetano hasta su conquista romana en 193 a. C. Quedan diversos restos de la actividad romana en la ciudad, como el acueducto o el circo. Tras las invasiones germánicas, la ciudad se convertirá con Leovigildo en capital, y posteriormente, principal sede eclesiástica, del Reino Visigodo. En el año 711 Toledo es conquistada sin apenas oposición por los musulmanes dirigidos por Táriq ibn Ziyad. Durante el dominio musulmán, la antigua capital visigoda se caracterizó por su oposición e individualismo, concretado en la Taifa de Toledo. Alfonso VI reconquista la ciudad en 1085. Durante la edad moderna la ciudad destacó como sede de los Reyes Católicos y por su participación en la Guerra de las Comunidades de Castilla. Al trasladarse la corte a Madrid en 1563 la ciudad entró en decadencia, acentuada por la crisis económica del momento. Ya en época contemporánea, Toledo y más concretamente su Alcázar se convirtió en un símbolo de la Guerra Civil durante su largo Asedio del Alcázar. En 1983 se convirtió en capital de Castilla-La Mancha, manteniendo la capitalidad de la provincia homónima.

Tradicionalmente, la industria metalúrgica ha sido la base económica, sobre todo por la fabricación de espadas y cuchillos. En la actualidad la gran mayoría de la población se dedica al sector servicios, que también refleja el mayor número de parados. En cuanto a infraestructuras, la ciudad cuenta con diversas carreteras, incluida una autopista de peaje. Existe una línea de ferrocarril de AVE que conecta Toledo-Madrid en menos de media hora. Cuenta además con diversas infraestructuras sanitarias, incluido un Hospital Nacional de Parapléjicos, deportivas y militares, como la Academia de Infantería.

A nivel deportivo, existen diversos conjuntos de fútbol, baloncesto, balonmano, atletismo, natación y otros deportes. Los más conocidos son, en fútbol, el Club Deportivo Toledo, que en la temporada 2010-2011 está encuadrado en el grupo 18 de Tercera División y que llegó a jugar la promoción de ascenso a Primera División; en balonmano el Club Lábaro Toledo, de División de Honor, de la Liga ASOBAL. En el baloncesto cabe destacar a C.B. Polígono, cuyo primer equipo milita actualente en el Grupo B de la Liga EBA.

En cuanto a la cultura, Toledo cuenta con numerosos lugares de interés y es Patrimonio de la Humanidad desde 1987. Entre ellos se destacan el Monasterio de San Juan de los Reyes, gótico isabelino del siglo XV, y la Catedral de Santa María, de estilo gótico del siglo XIII. Toledo ha sido también lugar de nacimiento o residencia de artistas como Garcilaso de la Vega o El Greco entre otros muchos.

Llevan el nombre de Toledo cinco ciudades de los Estados Unidos, en los estados de Ohio, Illinois, Oregón, Iowa y Washington; otras siete de Canadá, Belice, Brasil, Portugal, Colombia, Filipinas y Uruguay y cuatro núcleos más en España en las provincias de Huesca, Orense, Asturias y Tenerife.

 

La primera fuente escrita en donde aparece Toletum es en la obra del historiador romano Tito Livio, según el cual Toletum se originaría en Tollitum, que daría Tollitu, Tollito, Tolleto, Tolledo hasta quedar en Toledo. Su significado sería "levantado, en alto". Martín Gallego recoge la versión de "las vueltas dobles o recodos que forma el río que la ciñe". El escritor del siglo XII, Abú Ab-Dín al-Ayubí, afirma que طليطلة Tulaytulah significa "la alegre", sin dar más explicación. Los diferentes nombres históricos recibidos por la ciudad fueron: en latín Toletum; en árabe, Tulaytulah; en judeoespañol, טולדות Toldoth; y en mozárabe, Tolétho. Según el profesor G. Tejada Álamo, "Tol(l)itum" sería un diminutivo de la palabra latina "tol(l)ium-(-ius)" derivada de "tolus"-("tolos" en griego) = cerro o colina, aunque también se puede referir al meandro o al torno, "redonda o circular"; derivada de la raiz indoeuropea "tol(l)" = "redondo o circular".

 

Símbolos

 

Escudo

Escudo contracuartelado de Castilla y León, entado en punta de Granada. Se representa en campo de plata, cargado sobre el Toisón de Oro, acolado a un águila exployada de sable, picada y membrada de oro, linguada y uñada de gules y flanqueada por las figuras de dos reyes sentados en sus tronos y con corona imperial al timbre.

Tiene su origen en la concesión por Carlos I de sus armas imperiales a la ciudad.

 

Himno

El himno de la Ciudad de Toledo, cuyo nombre es "Himno a Toledo", fue compuesto por Emilio Cebrián Ruiz con letra de Federico Mendizábal y García Lavín. Dicho himno fue estrenado el 6 de abril de 1934.

 

Geografía

Ubicación

La ciudad de Toledo se encuentra en la España central a 71 km de la capital de España, Madrid. Limita con los términos municipales de Bargas, Olías del Rey, Mocejón, Rielves, Albarreal de Tajo, Almonacid de Toledo, Guadamur, Polán, Argés, Cobisa, Burguillos de Toledo y Nambroca en la provincia de Toledo y Aranjuez en la Comunidad de Madrid.

Noroeste: Rielves

Norte: Bargas, Olías del Rey y Mocejón

Noreste: Aranjuez

Oeste: Albarreal de Tajo, Dehesa de Daramezas (Guadamur) y Polán

Rosa de los vientos.svg

Este: Almonacid de Toledo y Aranjuez

Suroeste Guadamur

Sur: Guadamur,Argés,Cobisa, Burguillos de Toledo y Nambroca

Sureste: Nambroca

La extensión de su término municipal es de 232,1 km² y su altitud es 529 msnm. Es la capital de la provincia homónima y de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. Además, está considerada individualmente como una comarca en la división realizada por la Diputación provincial.

 

Configuración

El casco antiguo de la ciudad está situado en la margen derecha del río Tajo, en una colina de cien metros de altura sobre el mismo, el cual la ciñe por su base, formando un pronunciado meandro conocido como torno del Tajo. El punto que este meandro no cierra es la única entrada natural con que cuenta la ciudad, sobre la que se construyeron las carreteras que enlazan la ciudad con Madrid y Ávila.

Desde mediados del siglo XIX comenzó la expansión fuera de las murallas; primero en los alrededores de la estación de ferrocarril para despegar definitivamente desde finales de los años 40 del siglo XX por la vega del Tajo, con la construcción del Poblado Obrerode la Fábrica Nacional de Armas y sobre todo siguiendo el eje que formaba la carretera N-403. Desde principios de los años 60 se acentuó aún más la expansión por esta vega, a raíz de la construcción de la Residencia Sanitaria de la Seguridad Social.

En la década de los 70, con la creación por parte del Ministerio de la Vivienda del Polígono de Descongestión de Madrid (hoy barrio de Santa María de Benquerencia) se inicia la expansión del núcleo urbano siguiendo la margen izquierda del río sobre la carretera N-400, hasta convertirse en el barrio más poblado de todo el municipio.

En la actualidad el municipio de Toledo tiene una configuración muy dispersa, existiendo barrios separados del núcleo principal de la ciudad por amplios espacios abiertos, como ocurre con los barrios de Santa María de Benquerencia o Azucaica, una antigua pedanía situada en la margen derecha del Tajo, que están separados de la ciudad alrededor de 6 km. El desarrollo de los barrios periféricos ha provocado simultáneamente un paulatino abandono del antiguo recinto amurallado al trasladarse la población a los nuevos barrios nacidos desde los años 60.

En estos momentos la ciudad de Toledo es estructura en cuatro distritos que integran los diferentes barrios,de la siguiente forma:
1. Distrito del Casco Histórico

1. Barrios de la zona interior delimitada por las murallas del casco histórico de Toledo.2. Antequeruela–Covachuela.3. Zona de Cigarrales y Cerro de los Palos.4. San Martín.5. Azucaica, Urbanización Casa de Campo

2. Distrito de Santa Bárbara

6. Santa Bárbara.

3. Distrito de Santa María de Benquerencia (Polígono)

7. Santa María de Benquerencia zona residencial.8. Santa María de Benquerencia zona industrial.

4. Distrito Centro-Norte

9. San Antón-Avenida de Europa.10. Palomarejos.11. Santa Teresa-Reconquista.12. Vega Baja, San Pedro el Verde y Circo Romano.13. Buenavista.14. Urbanizaciones Valparaíso, La Legua y Cigarrales de Vistahermosa.15. Urbanización Tres Culturas-Finca Buenavista.16. Urbanizaciones La Bastida, San Bernardo, Montesión y Olivar de los Pozos.

De todos ellos sólo los dos primeros se encuentran dentro del antiguo recinto amurallado.

 

Clima

Toledo tiene un clima mediterráneo continental con tendencia a continental, con precipitaciones escasas que se concentran en primavera y a finales del otoño, con sequía estival acusada e importante oscilación térmica diaria. Las temperaturas son frescas en invierno, con heladas frecuentes aunque menores que en otras zonas de la región, y altas en verano, con máximas que superan ocasionalmente los 40 °C. En 2007, Toledo fue la tercera ciudad más soleada de España, con 3.040 horas de sol, según se desprende de los datos de los que dispone el Instituto Nacional de Estadística, recogidos en su anuario estadístico.

 

Historia

 

Alcázar de Toledo.

 

 
Plaza de Zocodover durante la celebración del Corpus.

Hospital de Santa Cruz.

Puerta de Bisagra.

Historia antigua

El primer asentamiento fijo que se conoce en la ciudad es una serie de castros, sobre los que después se levantó la ciudad celtibérica amurallada, uno de los más importantes centros de los carpetanos. Uno de estos primeros asentamientos se sitúa en el Cerro del Bú (sobre un cerro de la orilla izquierda del río Tajo), del que se han obtenido numerosos restos en excavaciones realizadas, y que se pueden observar en el actual Museo-Hospital de Santa Cruz, en Toledo.

En el año 193 a. C. y tras una gran resistencia, Marco Fulvio Nobilior conquista la ciudad. Los romanos la reconstruyeron y la denominaron Toletum, en la provincia de Carpetania. La ciudad desarrolló una importante industria del hierro que la llevó a acuñar moneda. La zona donde se asentaba la ciudad sufrió un profundo proceso de romanización, como atestiguan los numerosos restos de villas romanas, especialmente en la ribera del Tajo.

Los romanos dejaron numerosos vestigios en la faz toledana, como un imponente acueducto, del que únicamente se conservan las bases a ambos lados del Tajo, una vía romana, parte de la cual se puede ver en las laderas de los cerros de la margen izquierda del río, y un circo, ubicado en un parque público y parcialmente desenterrado. Existen otros muchos vestigios que, pese a estar dados por desaparecidos en muchos casos, es muy probable que se encuentren en el subsuelo de la urbe, tales como el teatro (ubicado en el solar inmediato al circo y que actualmente ocupa un colegio), el anfiteatro (bajo el barrio de Covachuelas), una importante infraestructura hidráulica (como los vestigios que quedan al lado de la puerta donde se accede a la mezquita del Cristo de la Luz), numerosas calzadas (como las recientemente encontradas a 7 metros aproximadamente de profundidad bajo el jardín de la Mezquita anteriormente mencionada), así como termas, aliviaderos, villas, etc.

Hay que destacar que la mayor parte de estas construcciones históricas fueran desmontadas, siendo los sillares aprovechados para la construcción de otros edificios y para la muralla que rodea la ciudad, si bien, posiblemente la mayor riqueza arqueológica de Toledo se encuentre enterrada bajo su subsuelo.

 

Historia medieval


Catedral de Toledo.

Tras las primeras incursiones germánicas, se reedificaron la antiguas murallas con objetivos defensivos; a pesar de ello en el año 411 la ciudad fue conquistada por los alanos, quienes fueron a su vez derrotados por los visigodos en el año 418. Una vez hubo vencido a su rival Agila, Atanagildo estableció su corte en la ciudad y posteriormente, con Leovigildo, se convirtió en capital del reino hispanogodo y en arzobispado, con lo que adquirió gran importancia civil y religiosa (como prueban los Concilios de Toledo). Muy cerca de Toledo, en la villa de Guadamur, se halló el Tesoro de Guarrazar, excepcional conjunto de coronas votivas de los reyes visigodos.

En el año 711 fue conquistada por Táriq ibn Ziyad y sometida al dominio musulmán. La toma de la ciudad fue llevada a cabo sin dificultades, mediante capitulación, ya que gran parte de la población había huido.[18] Los árabes la llamaron Tulaytula (en árabe طليطلة ).

El predominio de gran población mozárabe la convirtió enseguida en un foco de continua preocupación para Córdoba. En 797 (según Claudio Sánchez-Albornoz en 807 y 800 según otras fuentes), durante el emirato de Alhakén I, estalló una sublevación contra Córdoba. El emir envió al muladí oscense Amrús ben Yusuf (llamado Amorroz en las crónicas cristianas) para someter la ciudad. Amrús diezmó a los muladíes locales mediante un cruel ardid. Se trata del suceso conocido como la jornada del foso. Amrús organizó un banquete en el palacio del gobernador e invitó a comer a los muladíes principales de la ciudad. A las puertas de la residencia, hizo apostar unos verdugos y, a medida que iban llegando los invitados, se les cortaba el cuello, siendo arrojado el cadáver a una zanja (de aquí el nombre con que es conocido el episodio). De esta manera, el emir consiguió someter por un tiempo al pueblo toledano. No obstante, éstos volvieron a rebelarse en el 811 y en el 829, después de su muerte.

Finalmente, Abd al-Rahman III aplastó la endémica rebelión de la ciudad de Toledo en julio de 932, tras un asedio de dos años, sometiéndola al califato cordobés. Al desintegrarse el califato en el siglo XI, Toledo se convirtió en un importante reino de taifa, que no obstante, tuvo que pagar parias a los reyes de Castilla para mantener su independencia.

Vista general de Toledo.

El 25 de mayo de 1085, Alfonso VI de León y Castilla entra en Toledo, mediante un acuerdo previo con el rey de la Taifa que la gobernaba. Mediante el acuerdo de capitulación, el rey castellano y leonés somete al reino, garantizando a los pobladores musulmanes la seguridad de sus personas y bienes. El rey concedió fueros propios a cada una de las minorías existentes: mozárabes (Toledo era un importante centro mozárabe, con liturgia propia, la hispano-mozárabe, que aún se conserva), musulmanes y judíos, posteriormente refundidos por Alfonso VII en el Fuero de 1118. Tras la capitulación de la ciudad, sobrevino el periodo de mayor esplendor de Toledo, de una gran intensidad cultural, social y política. La Escuela de traductores de Toledo, floreciente durante los siglos XII y XIII, así como las numerosas obras de arte civiles y religiosas, las cuales dejaron una importante huella en la ciudad.

Tras la capitulación, se toleró la práctica religiosa de las comunidades judía y musulmana, pero esta actitud tolerante no duró mucho tiempo. Los cristianos construyeron la nueva catedral sobre la mezquita mayor, que a su vez se levantaba sobre la antigua catedral visigoda.

En 1162 la ciudad fue conquistada por el rey Fernando II de León, durante el convulso período de la minoría de edad de Alfonso VIII de Castilla. El rey leonés nombró a Fernando Rodríguez de Castro "el Castellano", miembro de la Casa de Castro, gobernador de la ciudad. La ciudad de Toledo permaneció en poder de los leoneses hasta el año 1166, en que fue recuperada por los castellanos.

Durante la guerra civil castellana Toledo luchó al lado de Pedro I y, tras sufrir un largo asedio, fue tomada en enero de 1369. A lo largo de toda la Edad Media la ciudad fue creciendo: en el siglo XIV recibió privilegio ferial y en el XV se convirtió en uno de los principales productores pañeros castellanos, actividad que se sumó a las ya existentes de acuñación de monedas, fabricación de armas, industria sedera, etc. En esta expansión participó de forma activa la población judía, hasta su expulsión en 1492.

 

Historia moderna

Vista de Toledo, por El Greco en torno al año 1600.

Los Reyes Católicos urbanizaron y engrandecieron la ciudad, y en la catedral toledana se proclamó a Juana y Felipe el Hermoso como herederos de la corona castellana en 1502. Isabel la Católica mandó construir en Toledo el monasterio de San Juan de los Reyes para conmemorar la batalla de Toro y ser enterrada allí con su marido, pero tras la reconquista de Granada los Reyes decidieron enterrarse en ésta última ciudad, donde sus restos descansan hoy.

Fue una de las primeras ciudades que se unió a la revuelta de las Comunidades en 1520, con dirigentes comuneros como Pedro Laso de la Vega y Juan de Padilla. Tras la derrota comunera en la batalla de Villalar, los comuneros toledanos, dirigidos por María Pacheco, la viuda de Padilla, fueron los que más resistencia opusieron a los designios de Carlos I, hasta su rendición en 1522. Toledo se convirtió en una de las capitales del imperio.

Posteriormente, con la decisión de trasladar la corte a Madrid, adoptada por su hijo Felipe II, en el año 1561, la ciudad perdió gran parte de su peso político y social. La ruina de la industria textil acentuó la decadencia de Toledo, que sigue a la de la propia historia de España.

La constitución de la Real Compañía de Comercio y Fábricas, en 1748, en el marco de renovaciones borbónicas inspiradas por la Ilustración, trajo un breve resurgir de la ciudad, pero a finales del siglo XVIII estaba nuevamente arruinada y reducida a funciones meramente administrativas.

 

Historia contemporánea

Tras el comienzo de la Guerra Civil Española, la ciudad permaneció en la zona republicana. Sin embargo, en el Alcázar, sede de la Academia de Infantería, se refugió un grupo de leales a los sublevados (1.950 personas, según el boletín El Alcázar de esas fechas, entre militares, guardias civiles y sus familias, al mando del coronel Moscardó, que resistió al Gobierno desde el 21 de julio de 1936 hasta la llegada de las tropas del general Varela el 27 de septiembre de ese mismo año. El asedio del Alcázar, episodio de resonancia mundial, fue ampliamente utilizado por la propaganda franquista. El Alcázar, casi completamente destruido en el asedio, fue reconstruido en su totalidad posteriormente.

La represión y la violencia entre los partidarios de cada bando fueron los signos característicos de la guerra y posguerra. En un primer momento, con la ciudad todavía bajo dominio republicano, se realizaron fusilamientos populares, en los que los ciudadanos eran ejecutados por la mera sospecha de ser de "derechas" o pertenecer a la iglesia católica (estando documentada la muerte de al menos cien eclesiásticos)[cita requerida]. En uno de estos fusilamientos resultaría muerto el deán de la catedral y según la tradición historiográfica franquista, Luis Moscardó, hijo del coronel encerrado en El Alcázar. En septiembre de 1936 se instaló un Tribunal Popular en el Palacio Arzobispal. El Tribunal tuvo corta vida, estableciendo solo cuatro sumarios antes de su traslado a Madrid. Además, la vida en la ciudad era de un constante estado de guerra, con combates y bombardeos continuos en la zona de El Alcázar. Los errores en los bombardeos causaron muchos destrozos en la ciudad, sobre todo en la cercana plaza de Zocodover. Tras la toma de la ciudad por las tropas franquistas se recrudeció la represión. Hasta diciembre de 1936 la ciudad viviría en un estado sumarísimo, liderado por las disposiciones del comandante Planas y dirigido a todos los ciudadanos que habían colaborado en la represión de las tropas republicanas.

 

La ciudad fue elegida oficialmente capital de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, tras una votación en las Cortes, el 7 de diciembre de 1983. Para la elección, el gobierno regional encargó a José María Barreda un proceso de información y consulta a la población, las instituciones políticas y las asociaciones culturales. En la votación en las Cortes, la propuesta de Toledo recibió la aprobación de 27 diputados (los 22 socialistas y los cinco del Grupo Popular de Toledo), tres en contra (los populares conquenses) y 12 abstenciones.

 

Vista panorámica del casco histórico de Toledo.

 

 

Infraestructuras

Toledo fue desde tiempos remotos paso obligado por el centro de la Península. Los caminos históricos que conducen a Toledo son aún utilizados y en muchos casos han servido de base a las actuales carreteras que llegan hasta la ciudad.

 

Carreteras

Desde Toledo parte la N-400, que une esta ciudad con Cuenca por Ocaña y Tarancón. En la actualidad está en proceso de transformación en la futura A-40 Autovía de Castilla La Mancha, que unirá Ávila con Maqueda (donde enlaza con la Autovía de Extremadura), Toledo, Ocaña (donde se une a la Autovía de Andalucía), Tarancón (donde conecta con la Autovía de Levante), Cuenca y Teruel.

La antigua carretera nacional 401 Madrid-Toledo-Ciudad Real se transformó a finales de la década de los 80 en la actual A-42 como resultado del desdoblamiento de aquella y eliminando del trazado las diversas travesías con que contaba (Illescas, Yuncos, etc.).

El trazado desdoblado se prolonga hasta 7 km al sur de Toledo, en sentido Ciudad Real, desde donde continúa como carretera convencional. En este punto, en la próximidad de Burguillos de Toledo, la A-42 enlaza con la Autovía de los Viñedos que llega hasta Tomelloso.

A comienzos del siglo XXI se construyó, con el objetivo de descongestionar los accesos de Madrid, la autopista de peaje AP-41, que debría haber sido prolongada hacia Andalucía (Ciudad Real y Jaén) como alternativa a la A-4; este proyecto se encuentra congelado como consecuencia de la actual crisis.

Otra vía de la Red de Carreteras del Estado que parte de Toledo es la N-403, Toledo-Maqueda-Ávila-Adanero. Parte del trazado de esta carretera se verá reemplazado por el de la ya citada Autovía de Castilla La Mancha.

Además de estas carreteras, desde Toledo parten varias de categoría autonómica y provincial que unen la capital con las comarcas de los Montes de Toledo, La Jara o La Mancha.

 

Transporte público

Tras muchos años de proyectos e ideas, el 17 de mayo de 2010 la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha[41] pone en marcha el Área Supramunicipal de Transportes (ASTRA) de Toledo. Con un presupuesto inicial de 620.000 euros conecta la capital con los municipios colindantes (Nambroca, Burguillos, Mocejón, Bargas, Olias del Rey, Argés y Cobisa) mediante seis líneas de autobuses; se busca descongestionar la ciudad haciendo que accedan a ella menos vehículos particulares.

 

Ferrocarril

Estación de Toledo.

A mediados del siglo XIX Toledo fue una de las primeras ciudades españolas que contó con ferrocarril, quedando unida a Madrid por Aranjuez y siendo inaugurada la línea por Isabel II el 12 de junio de 1858. La actual estación, de estilo neomudéjar, fue inaugurada el 24 de abril de 1919 y es un edificio de notable belleza, especialmente los artesonados de la sala principal de la misma.

Con diferentes altibajos en cuanto a dotaciones técnicas y servicios esta es la línea que prestó servicio hasta principios del siglo XXI: el 2 de julio de 2003 circula el último tren convencional entre ambas capitales y comienzan las obras del enlace de alta velocidad, LAV Madrid-Toledo, que entra en servicio el 16 de noviembre de 2005, gracias al cual el tiempo de viaje a Madrid se ha reducido a 33 minutos.

 

Sanitarias

A comienzos de los años 60 del siglo XX comienza la construcción de la Residencia Sanitaria de la Seguridad Social "Virgen de la Salud". El primitivo edificio aun sigue en uso, aunque se fueron añadiendo sucesivas ampliaciones (maternidad, consultas externas, quirófanos, etc.) hasta convertirse en el actual complejo. Este complejo fue ampliado también al trasladar el ambulatorio a un nuevo edificio cercano, hoy convertido en Centro de Especialidades "San Ildefonso".

El 6 de octubre de 1974 se inaugura el Hospital Nacional de Parapléjicos que se convierte en centro de referencia, tanto a nivel nacional como internacional, en el tratamiento de estas lesiones. Lleva además a cabo una gran labor de integración social de sus pacientes.

La transferencia de las competencias sanitarias por parte del Estado a la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha da un nuevo impulso a las infraestructuras sanitarias, que se manifiestan en 2007 con el comienzo de la construcción del nuevo Hospital General de Toledo en el barrio de Santa María de Benquerencia. Así mismo se han ido dotando a los diversos barrios de los pertinentes Centros de Salud.

En este Complejo Hospitalario de Toledo se integra también el Hospital Geriátrico Virgen del Valle, resultado de la reforma y modernización de antiguo hospital antituberculoso construido a mediados del siglo XX. Dicho centro se encuentra situado fuera de la ciudad, en las proximidades del Parador Nacional de Turismo Conde de Orgaz.

En lo referente a la sanidad privada, en estos momentos la ciudad de Toledo cuenta con varios centros: Hospital de las Tres Culturas, Clínica Ntra. Sra. del Rosario, etc.

 

Otras infraestructuras

Instalaciones deportivas

La ciudad de Toledo ha adolecido de escasez de instalaciones deportivas de nivel. Gran parte de este problema se solventó cuando la Escuela Central de Educación Física del Ejército de Tierra trasladó su sede a las instalaciones de la Academia de Infantería. En la década de los 90, el Ayuntamiento de la ciudad se hizo cargo de las antiguas instalaciones de este centro castrense, que incluyen en la actualidad: una pista de atletismo, una piscina olímpica y un pabellón polideportivo cubierto, procedentes de las antiguas instalaciones militares, así como numerosas pistas al aire libre construidas en la zona de la antigua pista de aplicación, habiendo sido demolidos el antiguo gimnasio y las piscinas del complejo (cubierta y descubierta).

Además de estas instalaciones, la ciudad de Toledo cuenta con pabellones polideportivos cubiertos en los barrios de Santa María de Benquerencia, Santa Bárbara, San Antón (Complejo Deportivo "Salto del Caballo"); piscinas descubiertas en Azucaica, Palomarejos, Santa María de Benquerencia, Santa Bárbara, Santa Teresa y piscinas cubiertas en los jardines del Alcázar (casco histórico), Santa María de Benquerencia y San Antón.

 

Culto religioso

Además de la Catedral de Santa María, primada de España, la ciudad de Toledo cuenta con más de 20 parroquias católicas. Desde la Edad Media se conserva, en sus parroquias mozárabes, el llamado oficio o rito Gótico o Mozárabe, que no pudo ser absorbido por el Latino y, antes bien, lo enriquece, siendo la única ciudad del orbe católico donde se celebra. Otras confesiones y ritos disponen de centros propios para efectuar sus cultos.

 

Deporte

Toledo cuenta con un equipo de fútbol, el Club Deportivo Toledo S.A.D., fundado en 1928, que se encuentra en la Segunda División B. El club juega sus partidos en su estadio llamado Salto del Caballo, inaugurado en 1973.

Toledo cuenta también con equipos de balonmano. El Club Balonmano Toledo, tras 5 años en la División de Honor B con el patrocinio del Grupo Lábaro, inició su andadura en la liga ASOBAL en 2009-2010, continuando una temporada más en la máxima categoría para volver en la 2011-2012 a la División de Plata con el apoyo de la firma Casdisa. Un remozado pabellón municipal 'Javier Lozano Cid', con capacidad para cerca de 1.500 espectadores, que acogió la 1ª Copa de S.M. El Rey de Fútbol Sala el 7 de mayo de 2011, es su sede. Además, la ciudad cuenta con un equipo en Primera División Nacional desde la temporada 2010-2011, y que comparte pabellón desde la 2011-2012 con el Casdisa Toledo Balonmano, el Club Deportivo Amibal-Beatriz Hoteles.

Toledo cuenta con dos equipos de baloncesto: el CEI Toledo, con una larga trayectoria que ha pasado por altibajos tanto en las ligas autonómicas como en nacionales (EBA) y que acaba de ascender a 1ª Nacional, y el Club Baloncesto Toshiba-Polígono,creado en 1976, cuyo equipo masculino ascendió, 9 años después de abandonarla, a Liga EBA, donde ha permanecido desde 2009 hasta 2011. Este club afincado en el barrio de Santa María de Benquerencua posee una de las canteras más numerosas de Castilla-La Mancha.

Otro deporte representativo de la Ciudad Imperial es el atletismo. Este emblemático deporte cuenta desde el 2 de abril de 1979, con el FCCLM-Club de Atletismo Toledo.que se ha caracterizado por sus actuaciones, principalmente, en campo a través, donde ha logrado un gran número de medallas por equipos en los campeonatos de España de la especialidad, además de que su combinado femenino y masculino militara a finales de los años 90 en la Liga de 1ª división nacional en pista. Entre los atletas que han pasado por sus filas se encuentras grandes nombres como Julio Rey, Roberto Parra, Chema Martínez, Javier Bermejo o Julia Lobato.

En atletismo, Toledo ha contado entre sus ilustres vecinos con atletas internacionales como Fernando Fernández Gaitán, Ricardo Ortega, José María Gómez Velasco, Juan Francisco Romera, Fernando Rey y Óscar Martín, además del anteriormente citado Julio Rey.

El ciclismo, por su parte, tras la mítica victoria en el Tour de Francia de 1959 de Federico Martín Bahamontes, 'El Águila de Toledo', ha sido uno de los deportes con más seguidores en la ciudad, aunque, en la actualidad, carece de escuelas a pesar de contar con un velódromo en el barrio de Santa María de Benquerencia. Otros ciclistas profesionales destacados de la ciudad han sido Rafael Carrasco, Nemesio Jiménez (Olímpico en México 68) y Ángel de las Heras.

Otros clubes destacados que han perdido su peso en los últimos años fue el Toledo F.S. (1ª División Nacional 2009-2010), heredero de los míticos y pioneros clubes de este deporte en la Ciudad Imperial: Toledart F.S., F.S.Toledo o CLM-Toledo, y el Voleibol Asociación Toledo, que asciende a 1ª Disivión Nacional para 2010-2011, tras una breve andadura en 2ª Nacional después de 3 temporadas en Superliga con el nombre de Voleibol Bargas Atalia (2006-07 y 2007-08), Voleibol Asociación Toledo-ACS Aben (2008-09), Voleibol Asociación Toledo-Consalda (2009-10), completan la representación toledana en las ligas estatales; mientras que el PDM-Club Rugby Toledo, con muchos y ruidosos seguidores, está inmerso en la Liga Madrileña de 2ª División, al no estar hasta la fecha instaurada la Liga castellano-manchega, aunque sí la Copa, de la que los toledanos son los más laureados.

En balonesto en silla de ruedas, deporte muy consolidado gracias al Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, el CD La Peraleda-FUHNPAIN ha logrado los subcampeonatos nacionales de Liga de División de Honor las temporadas 2008-2009 y 2009-2010, además de obtener la 3ª posición en la Copa de Europa Willi Brinkmann 2010 y 2011, jugada esta última en Toledo. En el verano de 2011 el club anunció una desparición temporal para el curso 2011-2012, debido a que no contaba con recursos suficientes para afrontar la temporada.

En el plano individual, el nadador Javier Noriega y el maratoniano Julio Rey son los deportistas más representativos de la ciudad, olímpicos ambos en Atenas 2004 y Pekín 2008, en los últimos años. Rey, vigente plusmarquista español de maratón, con 2h.06:52, anunció su retirada en octubre de 2009. En natación hay futuras promesas en ciernes, como Sergio Luján o Irene Guzmán.

El toledano Miguel Nombela llegó a competir muy joven internacionalmente en a modalidad de patinaje artístico a finales de los años 80 y principios de los 90. En 2002, una vez retirado, crea el Club Deportivo de Patinaje Artístico de Toledo.

Otros toledanos ilustres del deporte son los futbolistas Roberto Fresnedoso (olímpico en los Juegos de Barcelona 1992), Miguel Ángel Ruiz, Luis Laguna, Pedro Pablo Braojos (hoy, entrenador) y Luis García, este último guardameta en activo en el CD Tenerife; y los jugadores de fútbol-sala internacionales: Javier Lorente -campeón de Europa- y Antonio Adeva -campeón del Mundo-, y al ex seleccionador Javier Lozano Cid -campeón del Mundo-, hoy presidente de la Liga Nacional de Fútbol-Sala, que da nombre al pabellón polideportivo más emblemático de la ciudad.

En balonmano, destacan varios jugadores de la ciudad que destacan o han destacado en Liga ASOBAL: los guardametas Fermín Ballesteros (Retirado en 2011, en el Club Toledo Balonmano) y Gonzalo Pérez-Vargas (Cedido al Granollers en la 2011-2012 por el F.C. Barcelona)y el lateral internacional absoluto, de 2.10 m., Ángel Montoro (Reale Ademar León).

En karate absoluto, y en especial en la modalidad de Tai-Jitsu, destaca Julio Cuadra.

 

Facebook

Exposiciones del Museo del Prado

No se han añadido fuentes RSS