Historia y generalidades de Segovia Ampliar

Historia y generalidades de Segovia

El nombre de Segovia es de origen celtíbero, aunque no se tiene constancia del nombre de la ciudad hasta que Tito Livio la nombra como una mansio cerca de Cauca. La mención está referida a la Guerra de Sertorio, cuando los generales de Sertorio en el año 79 a.C. recorrieron Hispania reclutando soldados. También tenemos testimonio del topónimo de la ciudad en latín "SEGOVIA" por una moneda celtibérica de época de transición (probablemente de época tardo republicana) acuñada en la ciudad con valor de un As. Antiguamente se asociaba a Segovia el topónimo "Segobriga" pero el descubrimiento de la ciudad de Segobriga en Saelices (Cuenca) desmontó por completo esta teoría. Bajo la dominación romana y árabe, la ciudad fue llamada Segovia (Σεγουβία, Ptolomeo ii. 6. § 56) y Šiqūbiyyah (en árabe شقوبية) respectivamente.

 

Historia

Segovia fue poblada hace muchos años. En el lugar que hoy ocupa el Alcázar existía un castro celta. Durante la época romana pertenecía al convento jurídico de Clunia. En la Hispania visigoda fue sede episcopal de la iglesia católica, sufragánea de la Archidiócesis de Toledo que comprendía la antigua provincia romana de Cartaginense en la diócesis de Hispania. Se cree que la ciudad fue abandonada tras la invasión islámica. Tras la conquista de Toledo por Alfonso VI de León y Castilla, el yerno del rey Alfonso VI, el conde Raimundo de Borgoña, junto con el primer obispo de su reconstituida diócesis, el también francés Pedro de Agen, empezó la repoblación de Segovia en 1088con cristianos procedentes del norte de la península y de más allá de los Pirineos, dotándola de un amplio concejo cuyas tierras cruzaban la sierra de Guadarrama e incluso la línea del Tajo.

Durante el siglo XII Segovia sufrió importantes disturbios en contra de su gobernador, Álvar Fáñez, y posteriormente como parte de las luchas del reinado de Doña Urraca. A pesar de estos desórdenes, su situación en las rutas de la trashumancia la convirtió en un importante centro del comercio de la lana y de las manufacturas textiles (cuya existencia está documentada desde el siglo XII). El final de la Edad Media es una época de esplendor, en la que acoge una importante aljama hebrea; sienta las bases de una poderosa industria pañera; desarrolla una espléndida arquitectura gótica y es corte de los reyes de la Casa de Trastámara (ya Alfonso X el Sabio había acondicionado el Alcázar como residencia real). Finalmente, en la iglesia de San Miguel de Segovia Isabel la Católica es proclamada reina de Castilla (13 de diciembre de 1474).

Como todos los centros textiles castellanos, se unió a la sublevación de las Comunidades, teniendo una intervención destacada, al mando de Juan Bravo. A pesar de la derrota de las Comunidades, el auge económico de la ciudad continuó durante el siglo XVI, llegando en 1594 a 27.000 habitantes. Después, como casi todas las ciudades castellanas, entró en decadencia, de forma que apenas un siglo después, en 1694, sólo contaba con 8.000 habitantes. A principios del siglo XVIII se intentó revitalizar su industria textil, con escaso éxito. En la segunda mitad del siglo, dentro de los impulsos ilustrados de Carlos III, se hace un nuevo intento de revitalización creando la Real Compañía Segoviana de Manufacturas de Lana (1763). Sin embargo, la falta de competitividad de su producción hizo que la corona le retirase su patrocinio (1779). También en 1764 se había inaugurado el Real Colegio de Artillería, la primera academia militar de España, que todavía se encuentra en la ciudad. En 1808 fue saqueada por las tropas francesas durante la guerra de la Independencia. Durante la Primera Guerra Carlista las tropas del pretendiente Don Carlos atacan sin éxito la ciudad. Durante el siglo XIX y primera mitad del XX, Segovia experimentó una recuperación demográfica fruto de una relativa revitalización económica.

 

Ciudad patrimonio de la Humanidad

Vista nocturna de la catedral.
El alcázar desde el norte.

En 1985 la ciudad vieja de Segovia y su acueducto fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Dentro del entorno de la ciudad vieja, es decir, el casco antiguo, se levantan diversidad de edificios históricos tanto civiles como religiosos, y no sólo católicos, sino también judíos, como el barrio que ocupó esta minoría, que recuerda el paso de las diferentes culturas por la ciudad. Uno de los mejores ejemplos de esa diversidad cultural está representado por la antigua sinagoga, actualmente iglesia del Corpus, y por el cementerio judío situado en “El Pinarillo”, con su centro de interpretación en el palacio del judío más importante de las aljamas españolas, el contador mayor Meir Melamed, yerno y sucesor de Abraham Seneor, Rabino Mayor del Reino de Castilla, Melamed tras convertirse al cristianismo bajo el nombre de Fernán Núñez Coronel, fue regidor de la ciudad y ocupó importantes cargos en el reino. Dentro de sus monumentos destacan:

El Acueducto de Segovia, localizado en la emblemática plaza del Azoguejo, es el símbolo distintivo de la ciudad; se desconoce la fecha de su construcción, que pudo llevarse a cabo a finales del siglo I o principios del siglo II, y se trata de la obra de ingeniería civil romana más importante de España. Fue realizado con unos 25.000 sillares de granito unidos sin ningún tipo de argamasa, tiene una longitud de 818 metros, consta de más de 170 arcos y su parte más alta mide 29 metros, medida que alcanza en el Azoguejo, su zona más visitada.

El Alcázar de Segovia, palacio real situado en lo alto de una roca entre los ríos Eresma y Clamores, aparece documentado por primera vez en 1122, aunque es posible que existiese en época anterior. Fue una de las residencias favoritas de los Reyes de Castilla, construido en la transición del románico al gótico, y en el que destaca la decoración mudéjar de sus amplios salones. El edificio se articula a través de dos patios y posee dos torres, la del Homenaje y la de Juan II. Fue residencia favorita de Alfonso X el Sabio y de Enrique IV, y de él partió Isabel la Católica para ser coronada reina de Castilla en la plaza mayor. Devastado por un incendio en 1862, fue posteriormente reconstruido. Alberga en la actualidad el archivo General Militar de Segovia y el museo del Real Colegio de Artillería, gestionado por el Patronato del Alcázar.

El Monasterio de San Antonio el Real (Segovia) era el antiguo pabellón de caza de Enrique IV y más tarde se convirtió en convento. Son únicos sus techos artesonados de estilo mudéjar que datan todos de 1455, son todos de época (al contrario de los techos del Alcázar de Segovia que fueron destruidos durante el incendio de 1862 y reconctruidos a principios del siglo XX). La iglesia presenta un techo mudéjar y el claustro (ahora convertido en museo) presenta otros ejemplos de techos mudéjares de técnica nazarí. Diez monjas siguen viviendo en el convento.

La Catedral de Santa María es la última catedral gótica que se construyó en España. Está considerada como la obra maestra del gótico vasco-castellano y se la conoce como “La Dama de las Catedrales”. Se trata de la tercera catedral de la ciudad, y conserva el claustro de la segunda, ubicada frente al alcázar y destruida durante la Guerra de las Comunidades en 1520. En sus obras trabajaron Juan y Rodrigo Gil de Hontañón, y otros maestros de la arquitectura española. Fue consagrada en 1768 y tiene unas dimensiones de 105 metros de largo, 50 de ancho y 33 de altura en la nave central; consta de 18 capillas y dispone de tres puertas de acceso: la del Perdón, la de San Frutos y la de San Geroteo, primer obispo de la diócesis.

Las Murallas de Segovia ya existían cuando Alfonso VI de Castilla arrebató la ciudad a los árabes, quien mandó ampliarla llegando a tener un perímetro de 3 kilómetros, ochenta torres, cinco puertas y varios portillos. Su construcción se realizó principalmente con sillares de granito, aunque también se reutilizaron lápidas de la necrópolis romana. La muralla recorre el casco antiguo, y en la actualidad conserva tres puertas: San Cebrián, de gran austeridad; Santiago, de aspecto mudéjar; y San Andrés, puerta de acceso a la judería; y los portillos del Consuelo, de San Juan, del Sol y de la Luna.

 

Arquitectura religiosa

La ciudad conserva un importante conjunto de iglesias románicas tanto de piedra como de ladrillo, donde destacan San Esteban, San Millán, San Martín, la Santísima Trinidad, San Andrés, San Clemente, Santos Justo y Pastor, la Vera Cruz y San Salvador entre otras. También conserva diversos conventos y monasterios como el de San Antonio el Real, el del Parral o el de San Vicente el Real.

 

Arquitectura civil

  • El palacete castellano Ayala Berganza de finales del siglo XV, declarado Monumento Histórico-Artístico, convertido actualmente en alojamiento turístico, C/ Carretas, 5. Debido a un asesinato múltiple sucedido a finales del siglo XIX es conocido por los segovianos como "la casa del crimen".

  • La arquitectura civil, con abundantes palacios medievales con fachadas, portadas, patios de columnas, escudos y torreones. Se pueden destacar diversas portadas en la calle Daoíz, la Casa del Sello en la calle San Francisco, la Casa-Museo del Torreón de Lozoya en la plaza de San Martín, la Casa del Siglo XV (o de Juan Bravo), la Casa del Conde Alpuente (Fomento), la Casa de los Picos y otras de la Calle Real.

  • La arquitectura civil tradicional con el estilo propio de tejados segovianos de teja y con la típica decoración de esgrafiados en las fachadas.

  • La taberna más antigua de la ciudad data de 1861 y se trata de la Taberna Rubi, situada a pocos pasos de la Plaza Mayor.

  • La Casa de la Moneda, el más antiguo edificio industrial de Europa. Rehabilitada y abierta al público en 2011.

 

Escultura urbana

La escultura urbana en Segovia está protagonizada por obras que representan a ilustres personajes vinculados a la ciudad, a los que se ha querido rendir homenaje de esta manera, aunque también podemos encontrar diversas imágenes de tipo religioso. Una de las esculturas más emblemáticas de la ciudad es la loba capitolina que se ubica frente al acueducto, una copia de la escultura Luperca que se conserva en el Museo Capitolino, y fue un obsequio que Roma entregó a la ciudad en 1974 durante los actos de celebración del bimilenario del acueducto.

Loba capitolina a los pies del acueducto.

En la plaza de la Merced podía contemplarse hasta hace unas décadas un monumento dedicado al ceramista Daniel Zuloaga instalado en 1924, ahora ubicado en la plaza de Colmenares. En la actualidad encontramos en el centro de la plaza de la Merced y mirando hacia la iglesia de San Andrés un busto del poeta Rubén Darío, obra del escultor Santiago de Santiago que fue donado por la República de Nicaragua a la ciudad en 1973. Relacionado con las letras es también el busto que se encuentra en el Paseo del Salón, homenaje al poeta José Rodao que fue instalado primeramente en 1927 en la plaza de los Huertos, y trasladado a su actual emplazamiento en 1960; es obra del escultor segoviano Aniceto Marinas. No podía faltar en este grupo literario un homenaje a Antonio Machado, poeta que hizo de Segovia su refugio desde 1919 hasta 1932; la escultura como no podía ser de otra forma está ubicada en el jardín de su casa museo, y fue realizada por Emiliano Barral.

Personajes religiosos como Domingo de Soto, Pío XII, San Antonio María Claret o San Juan de la Cruz tienen su espacio dentro de la escultura urbana de la ciudad, la primera obra de Ortega y el resto de José María García Moro, escultor próspero en Segovia a quien también se debe el monumento a la Juventud ubicado en la plaza del conde de Cheste. También otros maestros que homenajearon con su obra a algunos paisanos han sido a la vez reconocidos en alguna calle o plaza de la ciudad, como es el caso de Aniceto Marinas, a quien dedicó un monumento en 1943 su amigo y compañero Mariano Benlliure.

En el campo de las armas encontramos el monumento a Daoíz y Velarde, obra de Aniceto Marinas. Del mismo autor es la escultura al comunero Juan Bravo, realizada en 1921 y ubicada en pleno centro de la ciudad, en la plaza de Medina del Campo (conocida popularmente como de las Sirenas), nombre que recibe de las dos estatuas de sirena que rematan la escalinata y que representan a estos seres mitológicos, realizadas por Francisco Bellver en 1852. Otras esculturas en la ciudad son las dedicadas al médico Andrés Laguna por el segoviano Florentino Trapero y ubicada en plaza de los Huertos, el busto de Lope de la Calle Martín, presidente de la Diputación provincial que realizó Emiliano Barral y que puede contemplarse en la plaza de San Facundo o el monumento “El Favorito”, obra de Toribio García de Andrés a principios del siglo XX.

Además de esta serie de monumentos y esculturas, se esconden el algunos rincones de la ciudad otras imágenes de carácter religioso que también merecen mención. La más significativa de ellas es la Virgen del Acueducto, ubicada en la hornacina central que el monumento presenta desde la plaza del Azoguejo y que ya se encontraba en ella en el siglo XVI, como recuerda Colmenares en su historia de Segovia. Al elenco de vírgenes pertenecen también la de la Fuencisla en la calle Velarde, la de los Remedios en la puerta de San Juan, la del Socorro en la puerta de San Andrés o la del Carmen en la calle de su nombre, entre otras.

 

Parques y jardines

Vista de los Jardines del Alcázar.
  • Los Jardines del Alcázar se levantan en la explanada donde se encontraba la antigua catedral y el palacio episcopal, y comenzaron a crearse con motivo del matrimonio en el alcázar de Felipe II con Ana de Austria en 1750, retirando las ruinas que aún persistían, aunque no se llevó a cabo por completo hasta la visita de Fernando VII en el siglo XIX. Entre 1816 y 1817 comenzaron a plantarse los primeros árboles, y se cerraron con la verja que existe actualmente. Fueron arrasados por el incendio sufrido en el alcázar en 1862, y nuevamente recuperados en 1882.

  • El Jardín de la Merced fue el primer jardín público llevado a cabo por el ayuntamiento dentro del recinto amurallado y en la actualidad es uno de los mejores y más bellos de la ciudad. Debe su nombre al antiguo convento de monjes mercedarios que se ubicaba en el mismo lugar y comenzó a realizarse a mediados del siglo XIX con la plantación de árboles y la instalación de una fuente, sustituida posteriormente por la actual, más amplia y de aspecto señorial; dispone de zona infantil.

  • El Paseo del Salón es uno de los más antiguos jardines de la ciudad, pues fue creado en 1786 por la Sociedad Económica de Amigos del País de Segovia, y dos años después se comenzó la plantación de árboles. En 1846 se instalaron diversas fuentes y volvió a replantarse de diferentes especies. En la actualidad y debido a la presión política este bello parque se encuentra en peligro ante el proyecto de realización de un aparcamiento subterráneo bajo el mismo. Dicho aparcamiento se considera injustificable desde el punto de vista de la UNESCO.

  • Jardinillos de San Roque, situados junto al denominado "Paseo Nuevo" fueron abiertos al público en 1872, aunque ya diez años antes se ubicó una fuente pública en ellos. En 1943 fueron el lugar donde se ubicó un pabellón dedicado a la Feria de Muestras, edificio que aún se conserva y constituye uno de los elementos característicos de los jardines.

  • El Jardín de los Cañuelos es un pequeño jardín que se encuentra situado frente al colegio de los Padres Misioneros, antiguo convento de San Gabriel.

  • Los Jardines de los Huertos reciben su nombre por ocupar las huertas de un convento de frailes premostratenses. Tras la supresión del convento en 1836 con las primeras leyes desamortizadoras, la ciudad reclamó la propiedad del terreno, hecho que se produjo en 1897. En 1901 comenzó la plantación de árboles y la estructuración de los jardines, que ha sido rehabilitada paulatinamente hasta nuestros días.

  • Alameda del Eresma

  • Alameda de la Fuencisla

  • Jardín de Fromkes

  • Jardín de la plaza del Conde Alpuente

  • Jardín de la plaza de Colmenares

  • Jardín de San Agustín

  • Parque de la Albuera

  • Parque de la Dehesa

  • Pinarillo de la Cuesta de los Hoyos

  • Valle del Clamores

 

Cultura

Museos

  • Museo de Segovia.

  • Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente.

  • Museo del Palacio Episcopal.

  • Museo de la Academia de Artillería.

  • Museo Catedralicio.

  • Museo Zuloaga.

  • Casa-Museo de Antonio Machado.

  • Museo de la Fundación Rodera-Robles.

  • Museo de Brujería.

  • Museo de Armas.

  • Museo de las murallas de Segovia.

  • Centro de la Judería.

 

Vías de acceso por carretera

Para acceder a Segovia por carretera puede hacerse desde Madrid por la Autopista AP-6 y AP-61. Desde Burgos y Madrid por la A-1. Valladolid por la autovía A-601, desde Ávila por la carretera nacional N-110 o desde Aranda de Duero por la carretera comarcal CL-603.

Tranvía

Actualmente está en proyecto una línea de tranvía que unirá Segovia con La Granja de San Ildefonso, partiendo de la antigua Estación de Segovia.

Autobuses

Urbanos

El día 29 de junio de 2004, la ciudad de Segovia puso en funcionamiento su nuevo servicio de transportes urbanos, actualizando los trayectos entre los diferentes barrios de la ciudad e incluyendo un servicio nocturno, lo que ha supuesto una importante mejora que sus ciudadanos llevaban reclamando bastante tiempo. La sociedad que gestiona los transportes es Urbanos de Segovia (véase en enlaces externos). Tiene 11 líneas de autobús más la mencionada línea búho.

Línea

Trayecto

Línea

Trayecto

L1

San José - Colón

L7

Pza. de Artillería - C.Comercial - Hontoria

L2

San Lorenzo - Colón

L8

Zamarramala - Hontoria - Colón - P.Hierro

L3

El Carmen - Colón

L9

Casco antiguo

L4

Ctra. de Soria - Hospital General - Residencia Asistida

L10 Búho

San Lorenzo - Paseo del Salón

L5

Nueva Segovia - Colón

L11

Pza. de Artillería - Est.Segovia-Guiomar

L6

La Fuentecilla - Paseo del Salón

L12

Est.Autobuses - Est.Segovia Guiomar

Interurbanos

Además cuenta con una línea de autobuses directos entre Segovia y Madrid con una regularidad de entre media y una hora. Y entre Segovia y Valladolid con regularidad de entre una y dos horas.

Metropolitanos

Segovia cuenta con una red de transporte Metropolitano que va recorriendo los distintos pueblos de la provincia:

Línea

Trayecto

Línea

Trayecto

M1

Garcillán - Segovia

M6

Torrecaballeros - Segovia

M2

Valseca - Segovia

M7

Palazuelos de Eresma - Segovia

M3

Bernuy de Porreros - Segovia

M8

Valsaín - La Granja - Segovia

M4

La Lastrilla - Acueducto

M9

Otero de Herreros - Segovia

M5

Santo Domingo de Pirón - Segovia

M10

Fuentemilanos - Segovia

Ferrocarril

Cercanías

Desde la estación de cercanías de Segovia se pueden realizar viajes a Madrid y a numerosos pueblos del sur de Segovia. Desde agosto de 2010, Segovia ha pasado a ser cabecera de la línea C-8 de Cercanías Madrid.

Alta velocidad

Desde la estación de Segovia-Guiomar se pueden realizar viajes en Ave a Madrid y Valladolid, y existen otros destinos como País Vasco, Cantabria, Asturias, el norte de Castilla y León y Alicante a los que se puede acceder por medio de los trenes Alvia. A Madrid también se puede acceder en trenes Avant, rápidos y más económicos que Ave o Alvia.

Facebook

Exposiciones del Museo del Prado

No se han añadido fuentes RSS