Historia y generalidades de Avila Ampliar

Historia y generalidades de Avila

Ávila es una ciudad española situada en la comunidad autónoma de Castilla y León, capital de la provincia homónima.

«Ávila del Rey» es un título honorífico de la ciudad, otorgado por Alfonso VII. Otro es «Ávila de los Leales» otorgado por Alfonso VIII, y aún otro «Ávila de los Caballeros», otorgado por Alfonso XI, todos ellos presentes en la bandera de la ciudad. Ésta se caracteriza especialmente por tener una muralla medieval completa, románica. También es una de las ciudades con mayor número de iglesias (románicas y góticas) y de establecimientos hosteleros en relación al número de sus habitantes. Es considerada por muchos como la ciudad de «Cantos y de Santos». De ella dijo el escritor José Martínez Ruíz, «Azorín», tras escribir El alma castellana, que era «quizá la ciudad más siglo XVI de España».

Su casco histórico medieval, en excelente estado de conservación, fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1985.

Situación

Situada a 1.131 m de altitud, en un promontorio rocoso a la orilla derecha del río Adaja, afluente del Duero, es la capital de provincia más alta de España. Su término municipal abarca 231,9 km² y el gentilicio con el que se refiere a sus habitantes es «abulense» o «avilés», con sus plurales «abulenses» y «avileses».

 

Geografía

Limita: al norte con los municipios de Cardeñosa, Mingorría, San Esteban de los Patos, Tolbaños, Berrocalejo de Aragona, Mediana de Voltoya y Ojos-Albos, al este con el de Santa María del Cubillo, al sudeste con los de Navalperal de Pinares y El Herradón de Pinares, al sur con el de Tornadizos de Ávila, al suroeste con el de Gemuño, al oeste con los de El Fresno, La Colilla, Martiherrero y Marlín y al noroeste con los de Bularros y Monsalupe.

La ciudad se encuentra situada entre la fosa y el valle de Amblés. Las precipitaciones anuales son bajas comparándolo con zonas colindantes; esta sombra pluviométrica implica que el caudal del río Adaja esté prácticamente seco varios meses del año y que la ciudad haya tenido históricamente problemas de abastecimiento de agua.

Historia

Prehistoria

Humilladero conocido como «Los Cuatro Postes».
Restos romanos junto a la Puerta de San Vicente.

El nombre de la ciudad tiene su origen en los pueblos y tribus que han habitado durante milenios la provincia. Los primeros fueron los vetones, que la llamaron Óbila (monte alto), siendo uno de los castros más importantes de esta tribu, junto con Sanchorreja, Berrueco, Mesa de Miranda, Las Cogotas, El Raso y Ulaca. Los vetones dejaron vestigios por toda la geografía de la provincia de Ávila, especialmente en forma de verracos.

Edad antigua

Más tarde la poblaron los romanos, dándole el nombre de Abila o Abela. Los romanos dejaron también su huella en la ciudad, que consistía por entonces en el actual casco viejo, la parte rodeada por las murallas, puentes, calzadas, mosaicos o la plaza del Mercado Grande, o el Grande, son parte de los restos romanos que pueden contemplarse en la actualidad.

El interior de la ciudad aún mantiene el trazado típico de las ciudades romanas tipo hiberna (castros estables), de contorno rectangular, con dos calles principales (cardo y decumano) que se cortan ortogonalmente en el centro donde estaba el foro. Actualmente este trazado aparece sólo parcialmente modificado, reconociéndose fácilmente antiguas entradas romanas en las puertas de San Vicente y Gonzalo Dávila, donde los cubos defensivos originales fueron conglobados en la muralla medieval. También se mantienen las manzanas cuadrilongas recuerdo de las insulae romanas.

El Cardo máximo corresponde a la actual calle de Vallespín; mientras que el Decumano máximo lo constituirían la calle de los Caballeros y la calle de Bracamonte. Todas ellas confluyen en el «Mercado Chico» que fue el antiguo foro. Por su parte, la necrópolis romana estaba al este, más allá de la calle de San Segundo, de modo que en toda esa parte de la muralla se pueden observar piezas funerarias reaprovechadas como materiales de construcción: estelas, aras, cipos, «verraquitos» y cápsulas cinerarias de granito, incrustados en los lienzos del muro oriental.

Aparte de estas muestras arquitectónicas, existen numerosos restos cerámicos, monedas y otros objetos arqueológicos representativos de la vida cotidiana en la Antigüedad.

Edad Media

Visigodos

Los primeros asentamientos visigodos en la península se consideran geográficamente muy cerrados. Según Palol y sus estudios, los asentamientos visigodos en España comprenden las ciudades de Burgos, Soria, Guadalajara, Toledo, Ávila, Cáceres, Madrid y Palencia, lo que induce a pensar que la elección de estos asentamientos fuera estratégica. Aunque su ubicación concreta no está determinada en la ciudad de Ávila, se cree que fue una de las plazas fuertes de la época visigoda. Durante los siglos VI y VII no hubo conflictos destacables en la ciudad.

Los visigodos utilizaban la tierra para cultivar cereal y alimentar a la ganadería, según se puede observar en las pizarras encontradas en el municipio de Diego Álvaro. La importancia de Ávila en este periodo se debe a su carácter religioso, según la documentación existente que detalla la intervención de los prelados de Abela en los concilios toledanos.

Corrobora el devenir visigodo en Ávila el templo de Santa María de la Antigua. Las crónicas registran que este monasterio fue fundado antes del año 687, siendo monasterio mixto (para ambos sexos) hasta la llegada de los árabes. Su importancia era tal que se cita como el lugar donde murió Santa Leocadia, hija del Rey Wamba. En esta iglesia estaría enterrado también el duque Severiano, un noble visigodo.

Invasión musulmana

No se puede precisar por falta de datos las circunstancias y vicisitudes durante la etapa de dominación musulmana ni tampoco concretar la relación social, económica, cultural, política y religiosa que pudieran tener esta creencia en Ávila, cuyo nombre árabe fue Ābila (آبلة). Lo único que parece seguro es que durante los primeros años de la invasión musulmana la ciudad se convirtió en un punto estratégico, siempre deseada por árabes y cristianos como enclave defensivo, y los enfrentamientos por su posesión fueron permanentes. Hubo incursiones de los reyes cristianos en la ciudad después de la ocupación musulmana pero no llegaron a asentarse. Alfonso I y su hijo Fruela llevaron a cabo varias expediciones llegando a entrar en la ciudad (740–742) sin ánimo de permanecer, más bien con intención de destruir las defensas, recaudar botín y a la vez, aprovechando que los pobladores cristianos de la ciudad seguían al rey en su repliegue, obtenían pobladores para las tierras ocupadas y guerreros para la defensa de los reinos cristianos.

Tras estas incursiones, se suceden en Ávila tres siglos de los que se conocen pocos aconteceres. Ávila, como otras poblaciones de la meseta, debido a que queda en tierra de nadie, sujeta a las sucesivas expediciones de unos y otros, con la consiguiente destrucción de campos y poblaciones, quedó prácticamente despoblada. Desde el siglo VIII estas zonas o ciudades pueden considerarse dentro del llamado «desierto estratégico» en el que hubo un fuerte despoblamiento, convirtiéndose a su vez en tierra de nadie y siendo escenario de las correrías de ambas fuerzas.

Reconquista

Flanco noroeste de las Murallas de Ávila.
Detalle de la catedral al anochecer, desde la calle Tomás Luis de Victoria.

En el siglo XI Don Raimundo de Borgoña, yerno de Alfonso VI de León y Castilla fue el encargado de la repoblación del centro de la península, y con el fin de proteger Toledo se repueblan y cercan las ciudades de Salamanca, Ávila y Segovia. Más tarde la repoblación de la península se va llevando más al sur dejando a Ávila en un segundo plano con poca relevancia en la época aunque, por su condición de ciudad, envía procuradores a las Cortes castellanas.

Guerras civiles castellanas

Durante la guerra entre los partidarios de Enrique IV y su medio hermano, el infante Alfonso, fue sede de los partidarios de Alfonso.

Edad Moderna

Renacimiento

En la época de los Reyes Católicos (segunda mitad del siglo XV), de Carlos I y de su hijo Felipe II (XVI) la ciudad vuelve a renacer gracias a las idas y venidas de la corte. La ciudad y la provincia prosperaron y fueron el lugar de nacimiento de numerosos personajes religiosos, escritores y consejeros espirituales como Santa Teresa de Cepeda y Ahumada, más conocida como Santa Teresa de Jesús en la capital, y San Juan de la Cruz en la provincia (Fontiveros).

Su concejo fue uno de los principales organizadores de la Guerra de las Comunidades y en ella se formó la primera junta de los comuneros.

Siglos XVII y XVIII

A partir del siglo XVII la ciudad empieza una larga decadencia y una despoblación que la dejó con apenas 4.000 habitantes.

Edad Contemporánea

Siglo XIX

Puerta y plaza del Alcázar (actual plaza de Santa Teresa) en el año 1860.

Durante este siglo se produce una lenta recuperación demográfica con la construcción del ferrocarril, haciendo de la ciudad un importante nudo en la línea de Madrid a la frontera francesa por Irún.

Siglo XX

El proceso de desarrollo e intensa urbanización que se inicia en el siglo XX han conducido a la ciudad a un segundo plano de la realidad española. Las primeras décadas del siglo han mostrado asimismo un cierta tendencia de la ciudad a preservar sus tradiciones frente a los cambios sociales que se habrían de producir necesariamente en todo el país.

En 1936 tras el estallido la Guerra Civil, la ciudad enseguida pasa a formar parte de la zona ocupada por las tropas sublevadas, no produciéndose acontecimientos históricos de relevancia.

Durante la dictadura franquista se intensifica el proceso de despoblación de la provincia que ha de afectar necesariamente a la ciudad.

Tras la Guerra Civil la participación de Ávila en la sociedad española se restringe a pocas acciones, siendo quizá la de más relevancia, pero no por ella la más conocida, la aportación o el apoyo para el lanzamiento de políticos. Ya en el siglo XIX Mariano José de Larra obtuvo un escaño en las Cortes al presentarse por Ávila. Del mismo modo Adolfo Suárez (presidente español durante la Transición y primer presidente de la democracia posterior al Franquismo) realizó parte de su carrera política desde Ávila (nació en el pueblo de Cebreros); en la década siguiente José María Aznar (presidente entre 1996 y 2004) salió elegido diputado en las Cortes por Ávila, pese a no ser abulense. Se puede citar a otros ministros que han comenzado su andadura política desde esta ciudad como Agustín Rodríguez Sahagún, Agustín Díaz de Mera, o Ángel Acebes. Sin embargo estas aportaciones no reflejan en absoluto la influencia real de la ciudad o la provincia en la política española, que es muy inferior a la relevancia de estas personas.

Demografía

Ávila está viendo como poco a poco su población aumenta, pese a ser una de las capitales de provincia menos pobladas. Así mismo, Ávila forma una pequeña conurbación de 59.191 habitantes con los municipios que la rodean.

Evolución de la población de Ávila desde 1842

Fuente: INE

 

Personajes célebres

Isabel la Católica, por Juan de Flandes.
Santa Teresa, por Pedro Pablo Rubens.
San Juan de la Cruz, de autor anónimo.
Busto de don Claudio Sánchez Albornoz.

San Segundo (siglo I). Se le considera el primer obispo de Ávila, aunque no está demostrado. Según cuenta la tradición fue uno de los siete varones apostólicos enviados por San Pedro y San Pablo para evangelizar la Península Ibérica.

Prisciliano (siglo IV). Obispo de Ávila. Fue, junto a otros compañeros, el primer hereje ajusticiado por la Iglesia Católica a través de una institución civil.

Alonso de Madrigal el Tostado (1410–1455). Obispo de Ávila, natural de Madrigal de las Altas Torres. Es considerado como uno de los escritores más prolíficos de su época. Está enterrado en la catedral de Ávila en un suntuoso sepulcro obra de Vasco de la Zarza.

Isabel I de Castilla, más conocida como Isabel la Católica nació en Madrigal de las Altas Torres el 22 de abril, Jueves Santo, de 1451. Fue hija de Juan II de Castilla y de su segunda mujer, Isabel de Portugal, asimismo hermana de su predecesor en el trono, Enrique IV.

El vallisoletano Fray Tomás de Torquemada es un personaje del siglo XV ligado a la ciudad de Ávila, donde falleció en el año 1498 a la edad de 78 años. En 1483 fue nombrado por los Reyes Católicos Inquisidor General de Castilla y Aragón, cargo que ejerció hasta su muerte. En 1492 ordenó la expulsión de los judíos del Reino de España.

Vieron la luz en estas tierras destacados personajes relacionados con la conquista de América como Blasco Núñez Vela, nacido en Ávila en 1490, que llegó a ser primer virrey del Perú. El abulense Gil González Dávila inició la conquista de Nicaragua en el año 1523.

Los hermanos Pedro de Ávila y Zúñiga (1492-1567), primer Marqués de las Navas, y Luis de Ávila y Zúñiga (1504-1573), hijos de Esteban Dávila y Toledo, XVII señor de Villafranca, estuvieron siempre al lado del Emperador del Sacro Imperio Romano Carlos V, alcanzando los más altos grados en la milicia y en la diplomacia.

Cuna de otros insignes militares como Sancho Dávila nacido en 1523, apodado el rayo de la guerra, general de las tropas de Felipe II; o Juan del Águila, maestre de los Tercios, nacido en 1545, que participó en grandes acontecimientos bélicos de la época.

En Ávila, en 1515 nació Santa Teresa de Jesús y en un pueblo de la provincia, Fontiveros, nació San Juan de la Cruz (1542-1591), las dos figuras que protagonizaron la Reforma Carmelita.

Otro abulense ilustre es el religioso dominico y cronista de los reinos de Castilla y de Indias Gil González Dávila (1570–1658).

Jorge Santayana (1863–1952). Filósofo, ensayista, poeta, y novelista; pasó su infancia en Ávila. Su padre Agustín Ruiz de Santayana era diplomático, intelectual y pintor. Su madre Josefina Borrás, era hija de un oficial español en las Islas Filipinas.

Ávila también es el lugar de nacimiento o residencia de célebres personajes políticos como:

  • la familia Silvela, que en no pocas ocasiones ocuparon carteras ministeriales y puestos de relevancia en el Gobierno entre 1840 y 1930, representando como Diputados en las Cortes a los distritos electorales de Ávila, Piedrahíta-Barco de Ávila y Arenas de San Pedro;

  • el dirigente del Partido Agrario, Nicasio Velayos, ministro de agricultura en el gobierno presidido por Alejandro Lerroux en 1935, natural de Cardeñosa;

  • don Claudio Sánchez Albornoz, Presidente del gobierno de la República española en el exilio entre 1962 y 1971.

También nació en esta ciudad el filósofo y profesor José Luis López Aranguren, premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades de 1995.

Jesús Encinar, fundador del portal de intercambio inmobiliario idealista.com, nació en Ávila en 1970. Su trayectoria empresarial ha sido reconocida con numerosos galardones, entre ellos el prestigioso premio Young Global Leader concedido por el Foro Económico Mundial en el año 2008.

Otros personajes relevantes

El destacado escritor liberal Eugenio de Tapia (1776–1860) es oriundo de la ciudad. Asimismo el escritor naturalista José Zahonero (1853–1931) vió la luz en la ciudad de Ávila.

Enrique María Repullés y Vargas (1845–1922). Arquitecto, nacido en Ávila, entre cuyas obras figuran el Palacio de la Bolsa de Madrid, la Casa Consistorial de Valladolid y la inacabada Basílica de Santa Teresa en Alba de Tormes (Salamanca).

Ignacio Jiménez Martín (1898 - 1959). Fue un pionero de la aviación española, natural de Ávila, junto a Francisco Iglesias Brage realizó a bordo del avión Jesús del Gran Poder la travesía entre Sevilla y Bahía (Brasil) en 1929. Batieron la distancia sobre agua sobrevolada por un avión, recorriendo 6.540 km en un tiempo de 43,6 horas de vuelo ininterrupido.

Luis Vicente Muñoz, periodista, empresario y profesor, nacido en Ávila. Es uno de los fundadores de Radio Intereconomia donde dirige y presenta el programa económico especializado Capital, que obtuvo el Premio Ondas en el año 2003. En la actualidad compatibiliza sus labores de presentador con la dirección de la cadena de televisión Intereconomía Business.

Ana Samboal, periodista económica, natural de Ávila, presentadora de varios programas de actualidad en Telemadrid.

Feliciano Rivilla (Ávila; 21 de agosto de 1936). Futbolista retirado. Jugaba como defensa lateral derecho y desarrolló la mayor parte de su carrera profesional en el Atlético de Madrid. Fue campeón de Europa con la selección de España.

Julio Jiménez (Ávila; 28 de octubre de 1934), ex ciclista profesional, gran escalador, ganador en muchas ocasiones del gran premio de la montaña en el Tour de Francia y en la Vuelta a España, además de ser Campeón de España de ciclismo.

En Ávila nació el 26 de abril de 1951 Fernando Valverde, conocido como Tito Valverde, ganador de un Premio Goya y popular por su interpretación del comisario Castilla en la serie de televisión 'El Comisario'. También nació en la ciudad, el conocido presentador y sabio en Eurovisión José Luis Uribarri.

Alfonso Querejazu (1900–1974), jurista, diplomático y libre pensador boliviano afincado en la ciudad de Ávila tras su ordenación sacerdotal en 1942. Fue profesor del Seminario Diocesano e impulsor junto con Joaquín Garrigues Díaz-Cañabate de las Conversaciones de Intelectuales Católicos de Gredos de gran importancia para la futura transición española a la democracia.

Agustín Rodríguez Sahagún nació en Ávila el 27 de marzo de 1932, compañero inseparable de Adolfo Suárez, ocupó varias carteras ministeriales durante los gobiernos de Suárez, alcanzando la alcaldía de Madrid poco antes de su muerte prematura.

Ángel Acebes (Pajares de Adaja; 3 de julio de 1958), que fue alcalde de Ávila entre 1991 y 1995, ocupó después varias carteras ministeriales durante las dos legislaturas de José María Aznar en el Gobierno.

Sonsoles Espinosa nació en Ávila en 1961, es la esposa del Presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero. Contrajeron matrimonio el 27 de enero de 1990 en el Santuario de la Virgen de Sonsoles en Ávila.

Personajes relacionados con Ávila

Algunas de las más insignes plumas de lengua española han estado de alguna forma relacionadas con Ávila. A modo de ejemplo podemos citar: Larra, Jovellanos, Ridruejo, Adelina Labrador, y Vicente Aleixandre.

Arquitectura

La ciudad es «Conjunto Histórico-Artístico nacional» desde 1884 y está incluida en la lista del «Patrimonio de la Humanidad» de la Unesco desde 1985.